¡Encuentra tu pasión y haz que suceda!

21/11/2016

 

Uno de los ingredientes del éxito según los expertos es la pasión. Llamaremos éxito al resultado esperado y obtenido por una persona o empresa. En este contexto identificamos que para obtener el resultado esperado es necesario ese ingrediente milagroso.

 

A menudo nos referimos a una persona apasionada cuando queremos señalar el entusiasmo y dedicación con el que asume una tarea, conversa sobre un tema, o defiende una causa.

 

Es importante resaltar que las pasiones pueden servir tanto para el bien como para el mal, todo depende del objetivo de las mismas.

 

En mi propia experiencia, diría que la pasión es un estado emocional en el que nos movemos guiados por algo interno que no podemos explicar, pero que nos lleva a invertir energía, tiempo y dedicación a algún tema en particular, algunas veces por simple curiosidad. Podría decir que es algo similar al enamoramiento, quizás por la dopamina que en ambos estados es segregada por el hipotálamo.

 

También te diría que en esos momentos en que me he encontrado en momentos críticos, difíciles de vida, donde he necesitado encontrar la energía y motivación necesaria para salir adelante, algunas veces con lágrimas de por medio, encontrar mi pasión ha sido el inicio del camino.


Según Wikipedia, la pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad, y otros. Se dice que a una persona le apasiona algo cuando establece una fuerte afinidad, a diferencia del amor que está más bien relacionado con el afecto y el apego.

 

Escuchando historias de famosos, deportistas, empresarios, artistas, políticos, encontramos también que describen y aducen su éxito a una gran pasión, luego, en su historia de vida sale a relucir o un gran amor, o un gran odio a algo, que los impulso durante el camino al logro de sus sueños.  En ambos casos, amor y odio son pasiones.

 

En Coaching Ontológico utilizamos las distinciones como un medio para facilitar el aprendizaje del coachee. Las distinciones nos ayudan a observar las cosas con una mirada diferente y a reflexionar sobre nuestra forma de actuar. Cuando distinguimos algo nuevo, adquirimos un aprendizaje que amplía nuestra mirada, accedemos a una mayor y mejor comprensión de lo que nos rodea.

 

¿Y Que es una distinción?

 

El lenguaje nos proporciona la capacidad de distinguir aquello que nombramos. Esta es una idea que nos interesa especialmente por diferentes motivos. En primer lugar, porque cuando distinguimos algo nuevo, adquirimos un aprendizaje que amplía nuestra mirada y que, por tanto, modifica nuestra capacidad de acción.

 

Ahora veamos dos distinciones que nos pueden aportar un potente aprendizaje:

 

Sacrificio vs Pasión

 

“Soy capaz de sacrificarme por mis hijos”
“La vida es lucha”
“La vida es dura”

 

Las anteriores frases se escuchan frecuentemente en la cultura de mi país y de otros países de Latinoamérica. Estas creencias parecieran estar muy arraigadas; desde estas creencias para conseguir algo hay que sacrificarnos y sufrir, exigiéndonos tanto que el estado habitual es de estrés y tensión; no hay lugar para el descanso o disfrute. Si “la vida es dura”, ¿qué hago yo sintiéndome tan tranquilo?, ¿puedo permitirme un momento de relax sin sentimiento de culpa?

 

Vivir desde el sacrificio pone foco en el resultado, dejando de lado el proceso para llegar a él, toda nuestra energía, esfuerzo y tiempo están siendo invertidos en el resultado, poco queda para el disfrute, para nuestras propias necesidades, nuestros propios valores, vivo para hacer felices a los demás, con frecuencia perdemos la conexión con nosotros mismos.  El miedo nos empuja: “tienes que esforzarte”, “haz más”, “más deprisa”, “no es suficiente”, “no pares”, “qué van a pensar de ti si no lo logras”. 

 

La buena noticia es que esta no es la única manera de conseguir nuestros sueños.

 

Existe un mundo en el que las cosas pueden suceder con pasión, con ilusión, donde se disfruta el viaje, el proceso y el aprendizaje. En este mundo experimentamos gran fluidez, probablemente todos hemos vivido en este mundo en algún momento de nuestras vidas, allí podemos realizar esfuerzos grandes, pero los vivimos desde un lugar diferente.

 

Cuando somos capaces de vivir nuestros objetivos con pasión, la energía cambia totalmente. Somos capaces de esforzarnos y de realizar sacrificios, pero lo hacemos desde un lugar totalmente diferente. Podemos llegar a desplegar la misma cantidad de energía y de recursos, pero somos capaces de mantenernos presentes en el aquí y ahora, podemos disfrutar del viaje, aprender de los errores, celebrar los progresos y entusiasmarnos con los pequeños avances.

 

La emoción de la pasión es muy diferente de la del sacrificio, es una emoción de alegría y de ilusión, que emana de la clara conciencia personal de estar haciendo lo que queremos, viviendo la vida que hemos elegido, persiguiendo el objetivo que nos apasiona, aquello que sale de lo más íntimo de nuestro ser.

 

Un buen ejemplo de esta distinción podemos encontrarla en nuestra propia infancia, recordando cómo jugábamos de niños, cómo nos organizábamos y cómo disfrutábamos construyéndonos un refugio en algún lugar poco accesible, planeando una excursión en bicicleta, creando nuestros propios juguetes o explorando territorios desconocidos. Jugábamos con intensidad, con ilusión, con alegría, con curiosidad, le dábamos la máxima importancia a nuestro proyecto, podíamos poner toda nuestra energía y nuestros recursos, cooperábamos, disfrutábamos, aprendíamos.

 

Y luego, en el colegio, algunas veces nos encontrábamos con todo lo contrario, un ambiente que, en vez de fomentar la ilusión, la curiosidad y la motivación, generaba miedo y desconfianza. Allí nos inculcaban otros principios, nos enseñaban la importancia del esfuerzo, del sacrificio, de la renuncia y la postergación y aprendíamos cosas que nos interesaban poco, con métodos que nos mataban de aburrimiento, cumpliendo los mandatos de padres y maestros.

 

¿Cómo sería el mundo de la escuela si los educadores aprendieran a utilizar esa curiosidad natural de los niños, esa capacidad para apasionarse y aprender?

 

¿Y en el mundo de la empresa?, ¿alguna vez has tenido la experiencia de trabajar con pasión?, ¿eres capaz de generar en tus equipos la atmósfera adecuada para que se apasionen en su trabajo?

 

Ahora que cuentas con las dos distinciones, es tu elección.


© Copyright MarioHCoach

 

Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://www.MarioHCoach.com/


Para mayor información puedes descargar la guía de aprendizaje y realizar la
dinámica de la pasión
.

Please reload

Posts Destacados

Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición

01/05/2013

1/1
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • White LinkedIn Icon
  • w-facebook
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon
  • Twitter Clean
  • w-googleplus

​© 2017 por Mario Humbolth Coaching & Mentoring.

 

mh@MarioHCoach.com

WhatsApp: +573204987970

Bogotá, Colombia